16 de juny 2010

El tren de la independència

Finalment, el moviment pel dret a decidir sembla haver arribat en el seu esplendor a la Cerdanya. Si fins ara han pogut pronunciar-se uns pocs municipis petits i mitjans, ara és el torn dels grans municipis. Aquest cap de setmana votarà Bellver de Cerdanya, juntament amb altres municipis, com Urús, Lles de Cerdanya i Guils de Cerdanya i el 18 de juliol -quina data!- podrà votar el muncipi de Puigcerdà.

He de dir que estic molt content de tenir la possibilitat d'anar a votar a favor de la independència de Catalunya. Ja sé que es tracta d'un referèndum no vinculant i de dubtosa utilitat, però és un referèndum que per mi té encara més valor que un de convocat per les instàncies oficials: l'ha organitzat el poble.

Que la societat civil sigui capaç d'organitzar-se i de convocar un referèndum en condicions de transparència i rigor és ja de per si una molt bona notícia. Si a sobre el referèndum és d'un tema tan cabdal com és la independència de Catalunya, encara té més mèrit la cosa.

Suposo que passarà el mateix que en altres convocatòries: guanyarà el SÍ per àmplia majoria i la participació serà baixa. Tots sabem que una part important de la societat no s'acaba de creure això d'aquest referèndum o potser té por d'expressar-se lliurement. Encara tenim moltes pors de l'època franquista entre nosaltres.

D'altra banda, el fet que puguin votar els joves a partir dels setze anys i els immigrants, afegeix un plus de respectabilitat al referèndum. No ens enganyem: això fa baixar les xifres globals de participació, però com a mínim donen una idea més àmplia de la radiografia social de l'independentisme.

Quan arribi el 18 de juliol, tot i que serà la Festa Major de Puigcerdà i no crec que sigui la millor data possible per organitzar un event com aquest, aniré a votar i faré propaganda al meu entorn per tal que també hi vagin. No sigui que ara que passa pel nostre costat el tren que ens pot dur d'aquí a un cert temps a la llibertat com a poble, l'acabem perdent un altre cop, aquesta vegada per por o per incompetència.

6 Comments:

At 5:09 p. m., Anonymous Anònim said...

NO A LA INDEPENDENCIA MENTRE HI HAGI DIRIGENTS "TOTS" QUE NO SERVEIXEN PER AJUDAR I RESOLDRE ELS PROBLEMES REALS DELS CIUTADANS.
NO A LA INDEPENDENCIA QUE ENS FARA ENCARA MES TANCATS

 
At 9:13 p. m., Blogger Joana said...

Per aquí baix, encara ens haurem d'esperar uns quants mesos. Suposo, que si, que és força esbiaxat, però, tot i així val molt la pena que es pugui fer.

 
At 3:01 a. m., Anonymous ignasi said...

Señor o señora anónima: Me parece sonoramente hipócrita, máxime inocente, relacionar la cerrazón y la mediocridad de los políticos con la independencia. Cada uno tiene los miedos que tiene y eso transpira en cada uno de los comentarios que recita. Ahora bien, el hecho de que exista un Estado catalán no significa en ningún caso que se vaya a obligar a toda la población de Cataluña a ser más cerrada. Pero lo cierto es que vivir en cualquier país o nación implica unos derechos, y también importante, unos deberes. Y uno de ellos es conocer la cultura autóctona y por ende, saber catalán. Eso debería suceder de manera normal en Cataluña como sucede en cualquier país libre del mundo. Es más, es en los países de menor tamaño con cultura propia, tipo Holanda, las repúblicas bálticas o escandinavas donde la educación es más amplia y tolerante. Y donde la gente más sabe de otras culturas. Por necesidad vital y porque son gente abierta al mundo en su diversidad de culturas. Si hay independencia habrá una reafirmación de la cultura autóctona, pero eso no significa que la gente no quiera conocer otras culturas o que no las valore, sean españolas, francesas, inglesas, chinas o árabes. Faltaría más. Pero para eso hace falta cultura, y voluntad. Y en gran parte, de lo que más depende es de su voluntad individual para atreverse a conocer y a explorar.

Y sobre los políticos que tenemos. No hay dudas de que están no ya sumidos sino ahogados en una mediocridad galopante. Sin embargo, también habría que valorar que el gobierno catalán es un gobierno sin poder real, ya que no es Estado en Catalunya, y su soberanía, cualquiera que se el ámbito en que se ejerza, está sometida a los dictados del gobierno (de facto colonial) de Madrid. Y en tales condiciones los políticos dejan de ser tales para convertirse en funcionarios, que es lo que se aprecia de manera más clara. Y lo que yo asumo es que otro gallo cantaría si fueramos independientes. Porque gente muy preparada y motivada hayla en Cataluña.

Y dicho esto, la independencia es un primer paso hacia la soberania y una apertura de los catalanes como tales al mundo, hablen catalán, castellano o urdu. Catalanes que toman sus decisiones responsablemente y sin sometimientos a ninguna otra cultura. La independencia no está reñida ni con la apertura de mente ni con la falta de la cultura, ni con la mediocridad de los políticos. Está reñida con el miedo al cambio y con una mentalidad en la que englobaría todas las naciones del Rin hacia el sur, que es la del trapicheo y la falta de reconocimiento por el esfuerzo. Y eso, mira por dónde, también depende en gran parte de la voluntad personal de cada uno.

Sobre abordar los problemas "reales". No veo ninguna incompatibilidad entre una cosa y otra. Es como mezclar manzanas con habas. No hay que desatender en ningún momento los problemas comunes, pero tampoco hay que dejar de atender un problema fundamental de Cataluña: encontrar una ordenación política y social satisfactoria. Y hay acaso una manera mejor de empezar que a través de la expresión democrática de un referendum? Si los catalanes no quieren constituir un Estado que lo digan claramente. Y si lo quieren, pues que hagan lo propio.

Una Cataluña independiente, tomando sus propias decisiones en un lugar como Europa, donde las fronteras no existen ni para mercancías ni para personas. Honestamente, no sé a qué esperamos. Porque cualquier otro estadio político y social me parece una sonora tomadura de pelo. Hagámoslo bien, planificando bien, con garantías legales y de procedimiento, pero hagámoslo de una vez.

 
At 5:42 p. m., Anonymous Anònim said...

Sr; ignaci: no aceptar la independencia no es no respetar la cultura catalana pero todo este grupo de independentistas que en las primeras votaciones ya se pelearon para ponerse la medalla no me merecen ninguna confianza.
Ademas de la manera que va el pais creo que tenemos cosas mas importantes que dedicarnos a referendums a discutir si totos si o no, lo que creo que quiere todo el mundo es trabajo para ganarse la visda y me reafirmo que los politicos actualers no tienen categoria para llevar a nadie a la independencia

 
At 6:44 p. m., Anonymous Pastoret said...

Enric. Estic absolutament amb el teu escrit. Mai ha existit un país independent que hagi renunciat a aquesta condició de manera voluntària.
Ara les condicions sòn idònies. Cal perdre la por, però també cal endegar la regeneració política. La majoria dels que manen ara han demostrat que no serveixen i que tan sols els interessa mantenir la cadira i no la prosperitat de Catalunya.

 
At 12:55 p. m., Blogger JOAN FABRA said...

Sabeu quin es el veritable problema?
Dons que els catalans estem acostumats a "demanar"....a demanar que?
"Exigir"...això es lo que de veritat s'ha de fer. No entenc a que venen tantes pors i preocupacions. Portem masses anys amb el peu espanyol damunt. Exigir!! aquesta es la paraula.
Salutacions.

 

Publica un comentari a l'entrada

<< Home